“Ultreya” – mas allá

Es una antigua palabra española con que se saludaban e infudian ánimo y esperanza los peregrinos cuando caminaban en peregrinación a Santiago de Compostela. 

Esta palabra, probablemente derivada del latín ultra, significaba "¡Adelante!"

En lenguaje cursillista, Ultreya es la invitación a ir siempre “mas allá” de sí mismo, para encontrarse con los hermanos y construir comunidad hacia Dios, compartiendo amistad, para que lo mejor de cada uno llegue al mayor número posible.

En la vida cursillista Ultreya es una llamada a ir siempre adelante con el rostro levantado, signo de una vida llena de sentido.

Ultreya es fuerza para no desmayar en el camino de la vida.

Y para contagiar de la  alegría de Cristo a los demás.

ULTREYA

ULTREYA es…tener en activo al Señor Jesús.

ULTREYA es…transmitir a Cristo a través del calor humano.

ULTREYA es…no dar vacaciones de verano a Cristo.

ULTREYA es…vivir DE COLORES

_________________________________________________

En la  II Ultreya Mundial en Tlaxcala (México) Mayo de 1970, el documento enviado por el Papa Pablo VI, descata el Testimonio como la característica apostólica del Cursillista. 

Teneís que presentar al mundo el rostro de un modelo fiel,

la inmensa simpatía de un ideal sublime y excelso. 

Vuestra vida comienza así, una nueva etapa: 

la del testimonio. 

Que florezca en todo el mundo con mil colores

vuestra amistad con Cristo.

 Los cursillistas utilizan esa palabra para designar un tipo de encuentro que tiene lugar después del Cursillo. Es la reunión de los cursillistas de una o algunas parroquias. En donde las Reuniones de Grupos se hacen, la Ultreya congrega los grupos de una misma región, contribuyendo a mantenerlos en el espíritu del MCC y a sensibilizarlos a la realidad de la Iglesia. En un clima de amistad, se intercambia sobre lo vivido, sea a base del trípode (piedad, estudio, acción), a partir de un texto del Evangelio. Ahí se escucha unos testimonios referentes a la vida interior y unas experiencias apostólicas. Este hecho de compartir lo vivencial llega a ser un "modelo" apostólico, un ejemplo práctico, un reto del Señor que parece invitarnos "Vayan y hagan igual". 

Como "Ultreya" lo indica, este encuentro (semanal usualmente) es un aliento para ir adelante. Es el mejor medio para alimentar la llama del Cursillo.

_________________________________________________

A LOS CURSILLISTAS DE LA ARQUIDIÓCESIS DE BUENOS AIRES

Carta del cardenal Jorge Mario Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires, a los Cursillistas de la arquidiócesis (13 de Junio de 2011, Fiesta de María, Madre de la Iglesia)

4Queridos Cursillistas:

“La buena semilla son los que pertenecen al Reino” (Mt 13,38)

En la proximidad de la solemnidad de San Pablo, vuestro patrono y modelo de cómo “vivir de colores” damos gracias a Dios por todos los frutos, que a lo largo de los años, la Obra de los Cursillos de Cristiandad le ha brindado generosamente a la Iglesia.

Vuestro servicio de anunciar a Cristo siendo sus testigos en los ambientes cotidianos, es vivenciar, renovar en forma concreta el Bautismo que en El hemos recibido y los convierte en discípulos y misioneros de la Palabra, según lo expresado en la “Const. de la Iglesia”: “A este apostolado, todos están llamados por el mismo Señor, en razón del Bautismo y la Confirmación” (Nº 33).

Les escribo consciente de las dificultades que presenta la inculturación del Evangelio en la sociedad actual y en la confianza que vuestra audacia y fervor apostólico, nacidos del encuentro personal consigo mismo y con Cristo los lleve a hacer historia, en función del bien, para que muchos hermanos, excluidos o no, que viven en la periferia se sientan abrazados por el amor de Jesús.

Ser peregrinos en nuestra Ciudad significa no instalarnos, estar abiertos a la vida y prestar atención a lo que pasa en nuestro corazón como un buen samaritano ante la realidad difícil de tantos hermanos.

Es necesario que el Movimiento de Cursillos de Cristiandad a través de la participación de todos, continúe su camino de conversión pastoral como nos propone Aparecida.

Como Cursillistas en tiempos difíciles deben pedir a Dios la Gracia de tener muchos ahijados, de tener siempre un precursillo en marcha, para no caer en la desesperanza que paraliza y angustia. El regalo del Kerigma que recibieron en el Cursillo es misionante como propone el trípode (piedad, estudio y acción).

Como Iglesia Arquidiocesana necesitamos la unidad de todos en Cristo, para que El, sólo El reine en nuestros corazones y poder así reconocerlo como los discípulos en Emaús.

Al darte gracias por tu peregrinar como cursillista te pido que no dejes de renovar en Jesús Eucaristía tu ardor y fervor apostólico y el de tus hermanos de Reunión de Grupo.

Hoy más que nunca necesitamos que tu cercanía en los ambientes sea luz y alegría para tantos hermanos que ignoran que Dios es un Padre que los ama con ternura.

Hoy más que nunca necesitamos tu presencia para que muchas familias encuentren en el amor trascendente de Cristo, una nueva y más grande dimensión del amor humano.

Hoy más que nunca necesitamos de tu persona y tu testimonio en las Ultreyas, para seguir “adelante”, más allá, en el anuncio y vivencia del Kerigma.

Les pido por favor que recen por mí. Que Jesús los bendiga y la Virgen, Madre de la Divina Gracia, los cuide.

Afectuosamente.

Card. Jorge Mario Bergoglio SJ, arzobispo de Buenos Aires

(Publicado por la agencia AICA)

Cristo Cuenta Contigo!!!