Historia MCC en el Mundo

El Movimiento de Cursillos de Cristiandad es un Movimiento de la Iglesia Católica que nació en Palma de Mallorca, España, en la década de los cuarenta. 

El  Movimiento Cursillos de Cristiandad fue iniciado por el Dr. Eduardo Bonnin(1917-1908), así como por el obispo de Mallorca, Monseñor Juan Hervás y Benet (1905 – 1982) y Monseñor Sebastián Gayá Riera (Pontificiuo dem Consilium Pro Laicis).

Se quería hacer una Peregrinación de 100 jovenes en estado de Gracia para dinamizar a los cristianos de España al Santuario de Compostela, donde se venera al Apóstol Santiago (conocido en la lengua Inglesa como el Apóstol Jaime).

 

 

 

Para ese viaje, los fundadores inspirados por el Espíritu Santo prepararon  y se diseñaron los cursillos de Jefes de Peregrinos que los dirigentes de la Acción Católica  iban a dar en Mallorca.

En Agosto del 1948, tuvo lugar, por fin, la famosa peregrinación, preparada desde hacía años, de los "cien mil jóvenes en estado de gracia" a Compostela.

El fervor engendrado por los CURSILLOS de peregrinos permitió a Mallorca mandar una fuerte delegación de más de 600 jóvenes. Levaban con ellos un librito titulado: "GUIA del PEREGRINO", que no contenía nada sobre Compostela sino más bien oraciones cortas, utilizadas durante Cursillo, y redactadas en un estilo sorprendentemente directo, totalmente al opuesto de la delicadeza amanerada que caracterizaba los libros de piedad de esta época.

Se reunieron más de 70,000 hombres y jóvenes de toda Europa y aún de América latina, el 28 de Agosto.

En la noche, el Papa Pio XII les dirigió la palabra, por la radio. Luego, se rezó el rosario en preparación a la misa de medianoche, celebrada al aire libre. Después, todas la iglesias permanecieron abiertas para acoger a los peregrinos que deseaban pasar la noche durmiendo en las bancas.

 

El último acto de la peregrinación fue la misa pontificia celebrada el 29, por el cardenal primado de España. La mayoría de los fundadores del MCC ¡estaban presentes!

Después de la peregrinación, el recibimiento de los  600 jóvenes fue triunfal: 50,000 personas esperaban la llegada del barco en el puerto. La multitud caminó hasta la plaza de la Alcaldía y Don Gayá, en su calidad de asesor diocesano de Acción Católica, subió al balcón para lanzar a los jóvenes otro desafío: "Fuimos a Santiago para hacernos santos, ¿y ahora qué?" ¿Qué hacer con los jóvenes en el futuro?

Eduardo Bonnín, de ahí se decidió hacer el primer Cursillo de Cristiandad,  sintetizando en tres días lo fundamental cristiano, a través de un método propio vivencial donde se tiene una experiencia de Dios.

Como Movimiento de Iglesia, su finalidad es la de evangelizar (Fermentar de Evangelio los ambientes)  por el mejor medio que es la amistad. La expectativa es hacer que nadie se muera sin saber que Dios lo ama.

De hecho, la realidad, tal cual los iniciadores la vieron en aquel momento, era la siguiente: un mundo de espaldas a Dios, a Cristo y a su Iglesia…tenían la persuasión intima de que la vida habia dejado de ser Cristiana, porque la influencia del cristianismo en la vida era prácticamente nula, incluso en sectores llamados católicos.

El Movimiento de Cursillos de Cristiandad se ha extendido por todo el mundo, su estructura jerárquica depende del Papa y de los Obispos. Se propagaron a otros países, a partir de 1953.

Existe un Organismo Mundial de Cursillos de Cristiandad, repartido en cuatro Grupos Internacionales. En cada País existe un Secretariado Nacional y Secretariados Diocesanos de acuerdo con la jurisdicción eclesiástica.

Para acceder a la historia de Movimiento de Cursillos de Cristiandad en Toronto active este enlace.